15.4.06

“Psiconautas o la autodestrucción” de Alberto Vázquez (Astiberri, 2006)


La vida se da entre un millón de muertes y se desflora en la adolescencia, cuando sólo queda el silencio y se han secado las lágrimas. Qué sola se queda la tristeza después de abandonar lo cotidiano, y tras los bostezos del insomnio, y si la vista no ve más allá que para uno mismo… ¿qué queda? La incomprensión, la nada, y el resto es silencio.

Alberto Vázquez escupe a la cara del lector nuestros sentimientos de culpa, de abandono, donde nada es gratuito y que la vida es lepra, carne purulenta que se ahoga en un estremecimiento sordo. Y se busca un sentido, un por qué, pero es que el hecho de llegar al acabamiento, es el único y verosímil sentido, la verdadera prueba de vida. La Esperanza es un estado latente de sufrimiento.

Las tres primeras páginas del tebeo muestran los estadios y estados de ánimo de la historia/s, conformando la retícula simbólica del mundo: el mar o el inicio, la derrota última o Muerte, en donde todas las vidas van a parar a dar, sí, pero el Mar nunca se llena (Eclesiastés, I, 7); y la lengua de mar se abisma en la neblina, en el futuro, en la blancura lechosa de la Nada; los esqueletos de las grúas solitarias, congeladas en el instante; el canto de un pájaro o clarín del desamparo, mensajero de la Muerte,; y las barcas o vidas han llegado a puerto, embarrancadas en la arena, ante la vista gélida de una torre, como un faro inclinado, que señala, acusador; vemos el perfil del farallón que se desgasta solo frente a las fauces del mar; y luego las orillas vegetales y secas, de dibujo ondulante, de silencios latentes, plantas erizadas de astillas y espanto, como si las raíces de los árboles absorbieran el aire; y vemos en el centro de la ensenada un barco negrísimo, vigilante, atento a la tierra y al mar, sublimando la materia en sus chimeneas también negrísimas, como un Caronte incansable; y después un cementerio erizado de muertes o cruces, también absorbiendo el aire que mana de los vivos, en medio de ninguna parte; y finalmente, bosques secos, árboles ásperos y rigurosos con nuestra mirada en donde duerme o sueña Birdboy, el personaje principal de Psiconautas. Y el hombre sueña que vuela, sueña que es príncipe para finalmente despertar… En la realidad, Birdboy necesita del sueño, del alucinógeno, de la felicidad soñadora, pero felicidad a fin de cuentas, deglute las cápsulas alucinadas para seguir despierto, para seguir viviendo.

Birdboy es un personaje antropomórfico y con textura de calavera que intenta volar (en el plano literal y metafórico) pero, desgraciadamente, todo cae a la tierra (Ícaro, las hojas secas o el mismo Demonio): no somos lo que pensamos, sino que somos lo que proyectamos y hacemos recordar a los demás.
Y luego está Dinki, como una ratita presumida, incomprendida, intentando parar el tiempo sin conseguirlo, buscando la Felicidad, o a través de pastillas o de sueños, que vive en un hogar represivo y bíblico -que no católico- y vigilada por la mirada abyecta de su hermano.

Con estas situaciones arranca la última obra de Alberto Vázquez, obra ejemplar de cómo se debe narrar una historia gráfica, donde la incomprensión, la adolescencia y la culpa se entrelazan para formar un tapiz de muerte y autodestrucción. Historia terrible y sin concesiones, oscura de sentimientos y negrísima de anhelos. Se cuenta unos personajes adolescentes en un mundo inaprensible y vacío, donde el adulto camina paralelamente sin comprender.

Cuidada edición de Astiberri con una portada bellísima y conmovedora.

6 Comments:

Anonymous anxo said...

La desesperación innunda todas las páginas del tebeo, pero junto a ella surgen los más bellos sentimientos (la identificación con "el otro", el amor en estado puro). ¿Puede concevirse amor más desinteresado y cándido que el que siente la ratita por el niño pájaro?. ¿Puede existir amistad más sublime que la de los "outsiders" que se reconocen?. Por todo ello Psiconautas no es sólo la crónica de un fracaso sino tambien de enormes victorias. De hecho, tal vez de las mayores victorias a las que podemos aspirar como seres humanos. Quizá por eso Birdboy no desea irse, a pesar de que sabe volar y podría hacerlo.

domingo, abril 16, 2006 10:42:00 p. m.  
Blogger Ternin said...

L averdad es que este tebeo no lo he leido, básicamente porque no es del estilo que me gustan, pero aprovecho para saludarte, "apañero"

lunes, abril 17, 2006 1:08:00 p. m.  
Blogger Yorkshire said...

Besotes, Ternin, que me lo paso mu bien con tus post.
Anxo, ¿o yo soy muy pesimista o tú eres muy optimista? :)
Ahora, en serio, es verdad que los personajes principales comparten sus miserias, pero creo que es un hecho de supervivencia: quieren dar el AMOR que no tienen.

lunes, abril 17, 2006 1:31:00 p. m.  
Blogger Ternin said...

A ver si escribimos algo, ¿no? :P

lunes, abril 24, 2006 1:33:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Nice idea with this site its better than most of the rubbish I come across.
»

sábado, junio 10, 2006 3:48:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Really amazing! Useful information. All the best.
»

viernes, julio 21, 2006 10:16:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home